En reunión con Inspecciones de Policía, en la Secretaría de Gobierno, la Concejal Gloria Díaz del Partido Conservador, pudo constatar las precarias condiciones tanto de espacio físico como de personal en las que los inspectores realizan su trabajo.

Esta situación ha conllevado al represamiento de trámites, como lo refleja el informe de la Personería, puesto que “Cada inspector tiene en promedio entre 780 y 3.000 procesos por resolver, cifra que se hace de difícil manejo y va en contravía de los principios de celeridad y eficacia”.

“Con las nuevas funciones que les fueron asignadas, se hace necesario mayor inversión en infraestructura, formación, personal y una adecuada articulación con las Alcaldías Locales con el fin de que puedan garantizar la sana convivencia y soluciones oportunas a los ciudadanos”, comenta la Concejal Gloria Díaz.

En cuanto a las medidas correctivas, la Secretaría de Gobierno está en el estudio de los decretos reglamentarios relacionados con el trabajo comunitario para aquellas infracciones que tengan como multas las tipo 1 y 2. Por ejemplo: colarse en Transmilenio, ingresar a perturbar actividades de aglomeración, generar riñas o confrontaciones violentas, irrespetar autoridades de la policía, utilizar niños para obtener beneficio económico, ingresar con boletería falsa venderla o canjearla, permitir el uso de tabaco en lugares no autorizados, permitir  deambular animales feroces o dañinos en espacio público sin las debidas medidas de seguridad, entre otros.

En entrevista con la emisora del Ejercito Nacional de Colombia centro mi intervención en que Bogotá tiene un desafío muy importante en el cumplimiento del Código de Policía. Fundamental apropiarnos de nuestro espacio y aprender a autoregularnos.